Sonido Retro es:

Mi blog anterior desde 2005 hasta 2012.
Crochet, cocina, viajes...
__________________________________
There was an error in this gadget

Saturday, 20 May 2017

Temporada de conciertos en Inglaterra

Después de mucho tiempo, y con ganas de salir a la luz seguida de una exhaustiva maternidad, me encontré con  la oportunidad de asistir al concierto de The Last Shodow Puppets, quienes estrenaban segundo álbum después de ocho años de silencio. Tocaban local, Cambridge, y la verdad es que ameritaba una visita.
Hace tiempo venia escuchando Alex Turner y la música que escribió para película Submarine de Richard Oyoade. Una bella historia llevada a la pantalla basada en el libro de Joe Dunthorne. Coincidía con mi llegada de Chile, mi país natal y venia algo melancólica de regreso a UK, me había encontrado de cara con el pasado. Así! 17 años de puro tratar de olvidar en mi rostro. Heathrow Airport tiene ese poder. Siempre.

La película y la música simplemente me envolvieron con un manto e hicieron todo desvanecerse levemente. Quedé por siempre agradecida por las palabras de alivio que cantaba en mi oreja este chico Turner. Parecía que las canciones las había escrito para mi.
Con Turner en la mente, TLSP era una extensión obvia. Mi hijo y yo asistimos al concierto y fue un éxito total. Gente de todas edades, de todas partes de Inglaterra se habían congregado para el debut de esta dupla magnifica. Sheffield y Liverpool haciendo un ruido a otro nivel. Sí, me hice fanática. De ahí pasé sin objetar al sonido contrastado de Arctic Monkeys. Me sentía algo culpable, lo debo decir? No eran de mi edad, lejos de mi generación. Ellos habían debutado cuando yo tenia 35 años y pariendo mi segundo hijo. Me sentía ‘vieja verde’ adornado y anhelando tiempo de juventud. Mis hijos, ya adolecentes, no se hicieron esperar y también festinaron en mi ridiculización. No les hice caso! Lógico! Me he repetido hasta el cansancio que la música y el placer que entrega no tiene edad.
Mi amor fiel y sin límite lo tienen The Beatles y The Electric Light Orchestra. No hay forma de destronarlos, todo lo demás es un bono! Anglófila acérrima… hasta los huesos, siempre es una bendición todo lo que suene BRIT! (Aclarado? OK.)
Ese concierto ha dejado sed de más y me he prometido, que, siendo chilena y apartada de mis bandas por una cosa de ‘geografía’, asistiría a todo lo que pueda y me guste! Algo así como una resolución de fin de año, de crisis de la mediana edad o algo en mi lista antes de morir.
Comenzamos el año muy bien. Una de mis favoritas: Goldfrapp.
 Alison Goldfrapp vino a mi como un regalo del cielo en un departamento en el norte de Londres a principio del milenio. Cuando la escuché pareció que los cielos se abrirán ante mi. Así. Su mágica voz exhalaba ángeles y suspiros del infinito paraíso. Creí que su melodía me abrazaba, tomaba y llevaba alto.
En Cambridge la vimos en vivo con mi familia y fue simplemente mágico.
Goldfrapp at Cambridge Junction



A eso le siguió  otro divino. Un dios griego bajado del Olimpo. Los había escuchado por primera vez en las calles de Manchester en 1997. Era la banda sonora del norte de Inglaterra. En cada tienda, en cada boliche. Ashcroft rescata con su hermosa voz uno de los tiempos más bellos de mi vida. Juventud divino tesoro.
Genio y figura

En un muy cómodo recinto en Leeds, nos ofrece un concierto con lo mejor de su repertorio y su nueva discografía. Bellos, agradecido, vigente y nostálgico. Fue una experiencia maravillosa. Los teloneros fueron Black Grape, MADCHESTER sound en todas sus notas. Me reí a destajo y me hizo anhelar ver a The Happy Mondays en vivo. Me imagino lo que mi marido inglés sintió en los tiempos de ‘lolo’. Bailando en el famoso club nocturno La Hacienda y respirando las sinigual atmosfera de la capital del Norteña.

En contraste, unos días después fui al concierto de la joven (isima) Alexandra Savior en Londres. Agüita fresca para los días de lluvia. Maravillosa.

Agendado están las presentaciones de :
ELO en Sheffield
Radiohead en Manchester.
Travis en Manchester
Texas en Cambridge y
Happy Mondays en Cambridge.

Quién es la suertuda?

Alex Turner produce album debut de Alexandra Savior





Alex Turner:
Nuevamente a la carga

Alexandra Savior en Oslo Hackney, Londres. 

El chico de Sheffield no se cansa. El año pasado, Alex Turner, líder de Arctic Monkeys,  estaba estrenando material con su proyecto paralelo de The Last Shadow Puppets (TLSP) con el disco Everything you’ve Come to Expect. Este año, su genialidad fértil y abundante nos sorprende como coescritor, coproductor y músico en el álbum debut de la joven de Portland, Alexandra Savior (21).
Se conocieron en un café en Estados Unidos, propuesto por el sello Columbia de Savior. Turner reaccionó entusiastamente y deleitado comenzaron a trabajar juntos en este álbum debut de la cantante afincada en Los Ángeles. Savior explica que a pesar de tener distintas formas de trabajo, Turner mucho mas metódico y ella más visceral  e instintiva, ambos se complementaron sin problema. La primera colaboración fue con ‘Risk’, la melodía  de la apertura de la serie de  la segunda temporada de True Detective de HBO (2015). Sus seguidores preguntaban por la chica con esa voz de terciopelo que evocaba misterio. Finalmente, su presentación en sociedad fue bajo el alero de Turner el 2016, donde se anuncia formalmente la contribución del inglés en el primer disco de la chica.
Rápidamente la atención del público se volcó sin dudar en esta rubia y delgada joven, de grandes ojos azules y labios de carmín. Era algo así como una ángel bajado del cielo con reconfortante voz de película, sin esfuerzo. Aunque es en rigor una artista que brilla por derecho propio, le han llamado ‘la protegida’ y de cierta manera han tenido razón, los seguidores de Arctic Monkeys y TLSP la han adoptado sin dudar para sentir la esencia de Turner en las melodías, como prolongación de la  ávida sed de sus fans por nuevo material.
‘Belladonna of Sadness’ se estrenó  el 7 de abril con un muy bien recibimiento en este nicho velozmente formado. Además de una gira de promoción por Europa y Estados Unidos, las que se están llevando acabo en estas fechas.
Las entradas para su debut en Londres fueron agotadas. Su actuación la hizo en el mítico club Oslo Hackney, en el noreste de Londres, una zona que alberga una emergente corriente de hípster.  Sin coincidencia, el álbum lleva el mismo nombre del animé setentero que habla sobre una tragedia erótica, es el intento de Savior para canalizar lo cool y outsider de la nostalgia y estética de la época.
Con un público impaciente, irrumpe en el escenario, llevando un vestido de comienzo de los setenta, con una tela vistosamente vintage. Desde  delicada y esbelta figura emerge una voz potente y angustiada. Aunque el show es simple, cuatro músicos y ella, se encarga de transmitir fuertemente una carga de emociones. Es un juego entre la paranoia e histerismo, la vulnerabilidad femenina en brazos del amor y el abandono. La inocencia del arrebato, a ratos con garabatos que se juntan y complementan con la letra y melodías misteriosas (el álbum tiene como advertencia ‘lenguaje explícito’). Podría ser para aquellos nostálgicos un evocador sonido de ‘Dummy’ de los ingleses Portishead o la esencial banda sonora de una película de espionaje.
Muchos la han catalogado como Indie - cinematic, pero ella no se quiere definir y sólo dice que ‘su música es como verse en el desierto, sola en la noche y una luz a la distancia’. La mano de Turner sin duda está presente, sin mencionar sus acordes de guitarra tan característicos. También sonidos del coproductor James Ford, quien ha participado en Arctic Monkeys y TLSP, marcan terreno, y esa extensión melódica es la que muchos buscan en Savior, hasta ser conquistados por los propios méritos de la joven cantante.

Lorena Villegas-Cid